Rigoberta Menchú

 
 

Experiencia

En la aldea Laj Chimel, municipio de San Miguel Uspantán, al occidente de Guatemala, lugar rodeado de montañas y corazón de la comunidad maya-quiché, nació el 9 de enero de 1959 una niña cuyas acciones en pro de los derechos humanos la llevarían a ser un icono de las causas sociales.

Su infancia transcurrió entre la tierra natal y la costa sur guatemalteca. Hasta este último lugar acompañaba a sus padres, quienes formaban parte de la migración de indígenas que anualmente trabajan bajo condiciones míseras en los sembradíos de los terratenientes guatemaltecos. Desde pequeña, cuando apenas contaba con ocho años, Rigoberta participó en la recolección de café y algodón. También conoció el dolor de perder a un ser querido: un hermano aún más pequeño que ella falleció por inanición.

En las fincas, además, sufrió la discriminación, el racismo y la explotación. Es durante esta época que comienza a cuestionarse las injusticias que sufría. Es entonces cuando Rigoberta, como catequista, participa en la organización comunitaria para protegerse del exterminio del cual comenzaban a ser objeto los indígenas por parte del Estado.

En un periodo de unos cuantos meses, entre septiembre de 1979 y abril de 1980, pierde a un hermano, Patrocinio, y a sus padres. Vicente Menchú, su padre, murió calcinado junto con otras 36 personas en la Embajada de España en Guatemala cuando se reprimió una protesta que llevaban a cabo. Juana Tum fue secuestrada por el ejército y no se volvió a saber de ella. Todavía tres años después, en marzo de 1983, otro hermano, Víctor, fue asesinado también por el ejército.

Debido a que Rigoberta era dirigente del Comité de Unidad Campesina (CUC), movimiento que era perseguido por los militares, en 1981 se vio obligada a exilarse en México.

Es entonces cuando comenzó a colaborar activamente en distintos programas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), actividades que a la fecha continúa.

De forma incansable, ha apoyado a las causas indígenas en todo el orbe, desde los esquimales que habitan en los polos hasta las tribus nómadas del Sahara. Ha sido organizadora e integrante activa de distintos foros en pro de los pueblos indígenas, al igual que de diversas causas humanitarias. En 1996 vio coronados los esfuerzos en los que contribuía con la firma de los Acuerdos de Paz en Guatemala.

Con motivo de sus actividades, Rigoberta Menchú Tum ha recibido diversos reconocimientos, como:

  • ­Premio UNESCO “Educación para la Paz, en 1990
  • ­Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, en 1998
  • ­Condecoración de la Legión de Honor en Grado Máximo de Comandante, en 1996
  • ­Premio Internacional de la Libertad, en 2002
  • ­Premio Iberoamericano José Martí, en 2002

Desde luego, el premio que mayor proyección mundial le ha dado, le fue otorgado en 1992: el Nobel de la Paz. Asimismo ha publicado diversos libros, tanto de divulgación de sus ideas como su biografía y cuentos para niños. El último de éstos fue presentado en septiembre de 2003.

 

Una mujer con imaginación es una mujer que no sólo sabe proyectar la vida de una familia, la de una sociedad, sino también el futuro de un milenio."
Idiomas:
Español

Temas:

  • Líderes Internacionales